Formas cotidianas y femeninas de aventurarse

Si te has decidido a tener aventuras será mejor que observes primero. No tienes que ir de prisa pero deberás tener los ojos y oídos bien alertas. Inscribirte en algún curso que te guste y apuntarte por lo menos a tres páginas de citas online. Con esos primeros pasos podrás iniciar lo que es tu búsqueda de una aventura. Un secreto, sin duda será un secreto. Deberás ser una tía discreta si no quieres verte perjudicada y de paso perjudicar a tu novio de turno con el que pronto te vas a casar. No pasa nada. Muchas mujeres se han visto tentadas a tener una aventura con una persona que no conocen. Pero tu deseo no debe esperar demasiado porque lo que tú quieres es probar algo nuevo, algo que te invite al goce sexual pero no por eso dejar de servir la cena a tu familia.

Lo que más se aconseja aparte de los cursos es salir. Salir a todas partes todo el tiempo. Perfúmate. Puedes salir a correr por las noches. O dar tal vez un paseo. Que no se note demasiado que no estás en casa porque eso te perjudicará. Busca mecanismos para que alguien de la vida real se te acerque. Puedes incluso buscarte un trabajo de media jornada como dependienta en tiendas de ropa. Eso funciona muchas veces para tener aventuras. Eso te ayudará a socializar, a salir de tu círculo de amigos conocidos. Conocerás en la tienda otros tíos. Te pedirán el teléfono pero deberás tener cuidado en ese sentido porque nadie en casa se debe enterar. Tú te has propuesto tener una aventura. No te estás planteando iniciar un romance con una persona que te aborde en la tienda. Por tanto no deberás ceder cuando notes que lo que buscan es una aproximación sentimental. Lo tuyo es un aquí te pillo aquí te mato. De eso se trata la aventura. De pasárselo bien como si nada hubiera pasado. No hace falta que te conviertas en una experta en este tema de la aventura.

Deberás eso sí ser muy discreta. Si vez que alguien intenta ligar contigo déjalo. No le cortes el rollo o más bien si vez que no y te atrae deja caer que te viene bien seguir hablando, pues de palabra en palabra se va iniciando el camino de la aventura. Siempre podrás encontrar una justificación en casa. Recuerda que de lo que se trata es de revivir momentos pasados. Consumada la aventura te sentirás mucho mejor. Lista para retomar tu vida de antes Como si nada hubiera pasado. Y es que no tiene por qué pasar. Tú no has hecho daño a nadie. O bueno sí. Pero si lo miramos con otros ojos tú solamente te has dejado llevar por el deseo de tener una aventura. Algo de lo que no te creías capaz. Ya tienes ahora para contar pero cuidado donde lo cuentas. Si lo cuentas puedes empezar contando por ejemplo las aventuras de persona que conociste. Así te escondes más. Una aventura después de todo es como una máscara que luego te la tienes que quitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *